#ExposicionesCDAN

#ExposicionesCDAN
TIERRA
24 octubre 2019 – 12 enero 2020

El CDAN (Centro de Arte y Naturaleza) de Huesca dedica su temporada de otoño 2019 a la temática de tierra.

La tierra es el planeta que habitamos, pero también denominamos tierra a la superficie no ocupada por el mar, al material del que se compone el suelo natural, al terreno dedicado al cultivo o al lugar, país o región donde cada persona ha nacido.

En términos científicos, la tierra es un planeta del sistema solar que gira alrededor del sol y se formó hace aproximadamente 4.550 millones de años. La vida en la tierra surgió unos mil millones de años después y es el hábitat de multitud de especies, incluyendo el ser humano. La atmósfera alterada por la biosfera del planeta favorece la formación de una capa de ozono que, junto con el campo magnético terrestre, bloquean la radiación solar dañina, permitiendo así la vida en la tierra. La superficie terrestre está cubierta por océanos y continentes, con lagos, ríos y otras fuentes de agua que es indispensable para cualquier tipo de vida conocida. Tanto los minerales como los productos de la biosfera aportan recursos no renovables, tales como los combustibles fósiles, consistentes en carbón, petróleo o el gas natural. Estos depósitos son utilizados por los seres humanos para la producción de energía, y también como materia prima para la producción de sustancias químicas.

La minería es una actividad practicada desde la prehistoria, aunque es a partir del siglo XVIII, con la Revolución Industrial y consiguiente sustitución del carbón vegetal por el fósil, cuando su huella se hace plenamente visible en el interior y exterior de la corteza terrestre. La representación artística de dicha industria abunda en el arte moderno, aunque parece llamada a desaparecer debido a la reconversión climática. Un periodo de la historia, un modo de producción económico y un sistema de vida social, que toca a su fin con la descarbonización y su sustitución por las energías renovables.

A partir de estos conceptos, los cinco proyectos que se presentan en el CDAN («Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra»; «El tráfico de la Tierra», de Ignacio Acosta, Xavier Ribas y Louise Purbrick; Mina, de William Kentridge; La plata y la cruz, de Harun Farocki; y En las minas, de David Goldblatt) abordan la relación del paisaje con la tierra y reflexionan sobre el impacto de la industria m inera en el medio ambiente y la sociedad desde una óptica diversa y plural.

El CDAN (Centro de Arte y Naturaleza) de Huesca dedica su temporada de otoño 2019 a la temática del tierra.

La tierra es el planeta que habitamos, pero también denominamos tierra a la superficie no ocupada por el mar, al material del que se compone el suelo natural, al terreno dedicado al cultivo o al lugar, país o región donde cada persona ha nacido.

En términos científicos, la tierra es un planeta del sistema solar que gira alrededor del sol y se formó hace aproximadamente 4.550 millones de años. La vida en la tierra surgió unos mil millones de años después y es el hábitat de multitud de especies, incluyendo el ser humano. La atmósfera alterada por la biosfera del planeta favorece la formación de una capa de ozono que, junto con el campo magnético terrestre, bloquean la radiación solar dañina, permitiendo así la vida en la tierra. La superficie terrestre está cubierta por océanos y continentes, con lagos, ríos y otras fuentes de agua que es indispensable para cualquier tipo de vida conocida. Tanto los minerales como los productos de la biosfera aportan recursos no renovables, tales como los combustibles fósiles, consistentes en carbón, petróleo o el gas natural. Estos depósitos son utilizados por los seres humanos para la producción de energía, y también como materia prima para la producción de sustancias químicas.

La minería es una actividad practicada desde la prehistoria, aunque es a partir del siglo XVIII, con la Revolución Industrial y consiguiente sustitución del carbón vegetal por el fósil, cuando su huella se hace plenamente visible en el interior y exterior de la corteza terrestre. La representación artística de dicha industria abunda en el arte moderno, aunque parece llamada a desaparecer debido a la reconversión climática. Un periodo de la historia, un modo de producción económico y un sistema de vida social, que toca a su fin con la descarbonización y su sustitución por las energías renovables.

A partir de estos conceptos, los cinco proyectos que se presentan en el CDAN («Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra»; «El tráfico de la Tierra», de Ignacio Acosta, Xavier Ribas y Louise Purbrick; Mina, de William Kentridge; La plata y la cruz, de Harun Farocki; y En las minas, de David Goldblatt) abordan la relación del paisaje con la tierra y reflexionan sobre el impacto de la industria m inera en el medio ambiente y la sociedad desde una óptica diversa y plural.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar