LOS PIRINEOS AL ASALTO DEL CASTILLO DE PAU: LAS FOTOGRAFÍAS

En la primavera de 2015 Didier Sorbé me comentó que Paul Mironneau, director del Musée National et Domaine du Château de Pau, deseaba inaugurar una línea de exposiciones y residencias de artista dedicadas al paisaje y los Pirineos desde la perspectiva del arte contemporáneo. Rápidamente le presentamos el proyecto que titula esta exposición: Les Pyrénées à l’assaut du Château.

Además, Paul Mironneau, me sugirió la conveniencia de que la exposición viajara al otro lado de la frontera. De inmediato pensé en el Centro de Arte y Naturaleza de Huesca, cuyo director, Juan Guardiola, me recibió encantado, se aprestó a colaborar, firmaron el convenio y aquí están nuestras fotografías.

Para nosotros, el objetivo de nuestro trabajo estaba muy claro: esclarecer y mostrar la conversión de los Pirineos en paisaje, como resultado de la progresiva intervención de tres dispositivos:

La cámara obscura, que utilizaban sabios y artistas, interesados por las imágenes que proyectaba sobre la pared o el papel y era la diversión de moda. Su auge coincide con la llegada al Béarn de la princesa Margarita de Angouléme. Educada a la italiana, transformó el castillo en palacio y ordenó la construcción de una amplia terraza frente a la espléndida vista de la cara Norte de los Pirineos. Convertimos la elegante sala Saint Jean en una cámara obscura. Los Pirineos tomaban el castillo.

La noción de punto de vista. Se trataba de recuperar los puntos de vista desde los que se ha contemplado, dibujado, pintado y fotografiado el Château y los Pirineos desde el siglo XVI hasta nuestros días. Conseguimos localizar, señalar y encuadrar los más populares, tanto del Château como de los Pirineos y el Midi d’Ossau, la montaña emblemática de Pau.

La fotografía. Antes del siglo XIX era muy raro que alguien se detuviera a pintar o dibujar las montañas pues a nadie interesaba ese territorio. Pero todo cambia cuando se inventa la fotografía: la ciencia la envía a las alturas y los fotógrafos vuelven con las imágenes de unos mundos nunca vistos: el paisaje de alta montaña debe su existencia a la ciencia y a la fotografía. La tercera piedra del proyecto tenía que ser la fotografía. Y Didier era fotógrafo y yo soy fotógrafo.

Desdichadamente no todo fue bien: Didier Sorbé, mi amigo y partenaire ya no está. Nos dejó para siempre al poco de comenzar a trabajar, el 22 de septiembre de 2017.

La serie del Jardin Japonais, sita a sus espaldas, fue lo último que hizo. Había subido el jueves 21 de septiembre al circo de Moundehls, en la falda del Midi d’Ossau, y poco se movió. Las obras que seleccioné, tuve que ser yo, nos explican muy bien sus últimos momentos antes de que su corazón se detuviera: 17:11, 17:14, 17:49, 17:55 y 18:06 horas. Fin. Sólo son cinco pero son definitivas; Didier había logrado trasponer la construcción paisajística oriental, con sus planos paralelos y sucesivos, a la ineludible perspectiva central de la óptica fotográfica. La niebla. Impresas sobre papel japonés. Fin otra vez.

Enrique Carbó
Ortilla, marzo de 2021

 

Con motivo de esta exposición se ha editado un catálogo bilingüe (francés/español), bajo la dirección de Enrique Carbó, Claude Menges-Mironneau e Isabelle Pébay-Clottes de 128 páginas, publicado por las ediciones de The Hook Pine, Pau, 2019, en colaboración con el CDAN de Huesca.

Exposición desarrollada en el marco del festival Periferias 20.0: Frontera.

#PirineosPau
Del 18 de marzo al 26 de septiembre de 2021

Sala 1

El CDAN alberga exposiciones colectivas con especial énfasis en aquellas tendencias, temáticas o movimientos artísticos ligados a la naturaleza y al paisaje.

En la primavera de 2015 Didier Sorbé me comentó que Paul Mironneau, director del Musée National et Domaine du Château de Pau, deseaba inaugurar una línea de exposiciones y residencias de artista dedicadas al paisaje y los Pirineos desde la perspectiva del arte contemporáneo. Rápidamente le presentamos el proyecto que titula esta exposición: Les Pyrénées à l’assaut du Château.

Además, Paul Mironneau, me sugirió la conveniencia de que la exposición viajara al otro lado de la frontera. De inmediato pensé en el Centro de Arte y Naturaleza de Huesca, cuyo director, Juan Guardiola, me recibió encantado, se aprestó a colaborar, firmaron el convenio y aquí están nuestras fotografías.

Para nosotros, el objetivo de nuestro trabajo estaba muy claro: esclarecer y mostrar la conversión de los Pirineos en paisaje, como resultado de la progresiva intervención de tres dispositivos:

La cámara obscura, que utilizaban sabios y artistas, interesados por las imágenes que proyectaba sobre la pared o el papel y era la diversión de moda. Su auge coincide con la llegada al Béarn de la princesa Margarita de Angouléme. Educada a la italiana, transformó el castillo en palacio y ordenó la construcción de una amplia terraza frente a la espléndida vista de la cara Norte de los Pirineos. Convertimos la elegante sala Saint Jean en una cámara obscura. Los Pirineos tomaban el castillo.

La noción de punto de vista. Se trataba de recuperar los puntos de vista desde los que se ha contemplado, dibujado, pintado y fotografiado el Château y los Pirineos desde el siglo XVI hasta nuestros días. Conseguimos localizar, señalar y encuadrar los más populares, tanto del Château como de los Pirineos y el Midi d’Ossau, la montaña emblemática de Pau.

La fotografía. Antes del siglo XIX era muy raro que alguien se detuviera a pintar o dibujar las montañas pues a nadie interesaba ese territorio. Pero todo cambia cuando se inventa la fotografía: la ciencia la envía a las alturas y los fotógrafos vuelven con las imágenes de unos mundos nunca vistos: el paisaje de alta montaña debe su existencia a la ciencia y a la fotografía. La tercera piedra del proyecto tenía que ser la fotografía. Y Didier era fotógrafo y yo soy fotógrafo.

Desdichadamente no todo fue bien: Didier Sorbé, mi amigo y partenaire ya no está. Nos dejó para siempre al poco de comenzar a trabajar, el 22 de septiembre de 2017.

La serie del Jardin Japonais, sita a sus espaldas, fue lo último que hizo. Había subido el jueves 21 de septiembre al circo de Moundehls, en la falda del Midi d’Ossau, y poco se movió. Las obras que seleccioné, tuve que ser yo, nos explican muy bien sus últimos momentos antes de que su corazón se detuviera: 17:11, 17:14, 17:49, 17:55 y 18:06 horas. Fin. Sólo son cinco pero son definitivas; Didier había logrado trasponer la construcción paisajística oriental, con sus planos paralelos y sucesivos, a la ineludible perspectiva central de la óptica fotográfica. La niebla. Impresas sobre papel japonés. Fin otra vez.

Enrique Carbó
Ortilla, marzo de 2021

 

Con motivo de esta exposición se ha editado un catálogo bilingüe (francés/español), bajo la dirección de Enrique Carbó, Claude Menges-Mironneau e Isabelle Pébay-Clottes de 128 páginas, publicado por las ediciones de The Hook Pine, Pau, 2019, en colaboración con el CDAN de Huesca.

Exposición desarrollada en el marco del festival Periferias 20.0: Frontera.

#PirineosPau
Del 18 de marzo al 26 de septiembre de 2021

Sala 1

El CDAN alberga exposiciones colectivas con especial énfasis en aquellas tendencias, temáticas o movimientos artísticos ligados a la naturaleza y al paisaje.

Category
Actual, Frontera, Sala 1