BOTÁNICA. AFTER HUMBOLDT

Calcografía Nacional. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Del 16 de junio al 16 de septiembre
Academia Española en Roma del 20 de enero hasta el 26 de febrero de 2012
Comisaria: Rosa Olivares

Artistas: Manel Armengol, Alberto Baraya, Joan Fontcuberta, Juan Carlos Martínez, Rafael Navarro y Juan Urrios.

El estudio de las plantas está directamente ligado al conocimiento del mundo. Al conocimiento exacto y minucioso de un mundo real aunque cambiante, de unos lugares concretos y por lo general marcados por la diferencia con respecto al lugar desde el que se mira. Los primeros estudios naturales sobre botánica surgen por la necesidad del análisis de la naturaleza al detalle. Las plantas, las flores, son lo más inmediato, las partes de la naturaleza más estática que se puede estudiar con cierta facilidad. Se trazan paralelismos y diferencias, se establecen familias y funciones, los tratados clásicos son una maravilla científica y poseen una belleza inigualable.

A partir del momento en el que el primer estudioso traspasa la planta a su representación, en vez de secarla o atraparla en el tiempo como a una mariposa muerta, la dibuja, la reproduce, se da un paso de imposible retroceso. A partir de ahí se sentaran las pautas para la evolución no sólo de los géneros del arte, sino para la interpretación de la naturaleza.

El estudio de las plantas y de las flores, junto con el de la fauna autóctona forma parte de las grandes expediciones científicas, exploraciones que tenían una gran importancia en la política colonialista, la expansión fronteriza, la conquista de nuevos mundos y sus pasos posteriores: la dominación y la explotación económica.

El nacimiento de la fotografía ha sido esencial para la evolución de la ciencia botánica, si bien es cierto que como simple herramienta de observación no se puede comparar con los dibujos que podemos ver en los archivos botánicos. Sin embargo, es a través de la fotografía como las plantas y las flores reciben un tratamiento único, se convierten en temas esenciales, y en muchos fotógrafos prácticamente únicos. La forma de plantearse la reproducción de la naturaleza botánica ha sido muy variada, pero podríamos dividirla en dos grandes bloques: realidad y artificio. Si quisiéramos detallar un poco más habría que realizar todo un esquema en el que tendríamos que agrupar a los artistas bajo epígrafes como respeto, humanización de la planta, admiración, análisis, crítica, cinismo, humor…

Para algunos fotógrafos, las plantas y las flores son la parte de la naturaleza más cercana con la que poder trabajar. Para otros es un territorio abierto a la manipulación genética, al engaño, a la suplantación, porque entre verdad y mentira apenas hay diferencia, y la poca que haya la fotografía la borra definitivamente. La historia de la representación botánica en la fotografía se basa esencialmente en el estudio de las plantas reales, de las plantas ficticias y de las plantas artificiales. La actitud de cada fotógrafo ante estos tres bloques es lo que llena de matices y de subjetividades esta pequeña historia actual.

“Botánica. After Humboldt” es una exposición parcial, como cualquiera de las expediciones científicas que en la historia han sido. Como aquellas expediciones, esta exposición se ha visto mermada por las circunstancias de los tiempos, pero al igual que la historia nos muestra los resultados brillantes de las antiguas expediciones, aquí se muestran los exquisitos especímenes de una nueva botánica basada en una mirada actual, original y diversa. Frutos de una imaginación y de una observación matizada por la cultura y el conocimiento, estos seis artistas basan su trabajo no solamente en ese conocimiento, sino en sus propias ideas y experiencias. De alguna manera, cada uno de ellos ha hecho su propia expedición, su viaje hacia su propio interior. Un viaje conceptual, un viaje místico, un viaje iniciático. Y el resultado de esos viajes particulares y arriesgados es lo que se reúne en este conjunto de obras.

Junto a las fotografías expuestas se muestran varias vitrinas con ejemplos del herbario de plantas medicinales del Herbario de Jaca, como contrapunto de la botánica real frente a la recreación cultural de los artistas. Una muestra de las plantas de la zona junto a las plantas del mundo infinito de la imaginación y de la investigación artística.

Colaboran: SEAC. Sociedad Estatal de Acción Cultural I Herbario Jaca, Instituto Pirenaico de Ecología. CSIC. Jaca I Instituto Ramón y Cajal de Huesca

 

5582-1-1

 

5582-2-2

 

5582-3-3

 

Category
Etapa 2006 - 2012, Histórico
#tags
2011

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar