El Edificio

El edificio que alberga el CDAN, obra del arquitecto Rafael Moneo Vallés, está concebido por el autor como un “volumen ondulado y fluido” que domina la escena, acompañado de una serie de construcciones complementarias, formando un perímetro roto y fragmentado, de volúmenes autónomos. La construcción, un tanto barroca y libre, explota la idea de la forma inesperada que va dando el tiempo al paisaje, como sucede en los Mallos de Riglos o en el Salto de Roldán, accidentes geográficos protagonistas del paisaje oscense que inspiraron al arquitecto, que no ha pretendido interferir en el paisaje, sino integrarse en él.

El edificio no solo se hunde en el terreno, sino que sus materiales buscan una mimetización de la materialidad con el entorno. La simplicidad, la textura y el color de la construcción están pensados para provocar esta rápida asimilación de la naturaleza como esencia de la propia arquitectura.

Entendido como un espacio vivo, abierto a la ciudad de Huesca y a sus visitantes, pretende crear un espacio para el arte y la naturaleza.

 

51

 

BEULAS y MONEO 2196

 

FOTO AEREA DEL CDAN