ALBERTO CARNEIRO VISITA LA CONSTRUCCIÓN DE SU OBRA EN HUESCA

ALBERTO CARNEIRO VISITA LA CONSTRUCCIÓN DE SU OBRA EN HUESCA

Alberto Carneiro ha visitado Huesca para supervisar las obras de la pieza Ás Árvores Florecem em Huesca. Esta escultura será la sexta del programa Arte y naturaleza, cuya colección itinerario cuenta con obras de Richard Long, Ulrich Rückriem, Fernando Casás, David Nash y Siah Armajani.Bajo la dirección artística de Javier Maderuelo y la supervisión ejecutiva de José Miguel Ferrando, la obra va tomando forma, con la intención de estar terminada como clausura del Curso Paisaje y Pensamiento, organizado por el CDAN, que se celebrará en Huesca del 26 al 30 de junio.
Desde los años setenta, Alberto Carneiro no realiza todas sus obras en el taller ni las piensa como instalaciones para galerías o museos, sino que algunas las lleva a cabo en el campo, en paisajes que los campesinos han antropizado con sus labores, de esta manera estrecha sus relaciones con el territorio y con el paisaje, palabra, esta última, que aparece repetidamente en los títulos de sus obras, y toma, a la vez, conciencia del valor estético que está implícito en el trabajo de los agricultores.
Peregrino por tierras oscenses, Alberto Carneiro ha recorrido los Pirineos, el Somontano y La Hoya de Huesca, las montañas y los valles, los bosques y los desiertos, hasta encontrar un recóndito lugar que posee unas condiciones paisajísticas excepcionales para ubicar allí el centro de su cosmos, para construir su mandala personal, que es la obra titulada As árvores florescem em Huesca (Los árboles florecen en Huesca). Alberto Carneiro ha encontrado en la configuración de mandalas un motivo de trabajo artístico que le permite unir lo estético y lo conceptual a las ideas de ritual y de naturaleza, que tan presentes están en muchas de sus obras.
Por medio del arte, de los materiales que cobran forma y ordenan el espacio, Alberto Carneiro ha tomado posesión del territorio del valle del Belsué, lo ha hecho suyo y ha generado en él un hito al que se dirigen las miradas y los pasos de los visitantes, induciendo a los espectadores a penetrar, participando así en una experiencia en la que intervienen los sentidos perceptivos, a través de las formas, materiales y texturas, y los intelectivos, por medio de la geometría y las palabras.
As árvores florescem em Huesca compromete indistintamente al lugar, al ubicarse en él y dotarle de un nuevo sentido, y también al cuerpo de quien penetra en su interior. Los grandes muros ciegos de piedra no configuran ni una casa ni una nave agrícola sino que constituyen una “arquitectura poética”, en cuanto que se elevan para ofrecer una potente estructura geométrica sin funcionalidad, que sirve para encerrar en su interior una metáfora del árbol, la escultura en bronce que se deja ver parcialmente en el interior de un gran gnomon, de un menhir contemporáneo.



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar